HUAYLILLAS
TuWeb
HUAYLILLAS
Mis aficiones
Álbum de Fotos
Mis enlaces
Mi currículum
Mi currículum sin experiencia
Mis enlaces nuevo
Álbum de Fotos nuevo
 
HUAYLILLAS

imagen
Huaylillas, pueblo mio, de donde esté.
Siempre te amaré.
Eres el cielo de esos parajes,
Sobre el verdeamarillo de tus encajes.
ó las flamas rojizas de tus celajes.
Eres el suelo donde nacimos.
El aire que respiramos,
Bajo el sol de tu valle,
Eres el calor que abriga nuestras añoranzas.
Olor a azucenas, nardos, azahares y alelies.
Sabor a durasnos, ushunas, Limas, naranjas y capulies.
J.C.L.



10.- Jesús León Plasencia

Poeta Cajamarquino que al pasar por Huaylillas tuvo esta inspiración, fue además maestro en aulas Huaylillanas. su afición a la bohemia, hizo que le sacaran del magisterio pero se las ingenió y en las haciendas como Bambas, Parihuana, La Colmena y Navimbamba daba clases a los jovenes cuando no iban a las escuelas formales o de vacaciones. Recojo este hermoso poema de manos de una de sus alumnas: Hilda Lozano Arellano cuyo testimonio es artamente valedero.

Huaylillas

Te comparo cual un Carmen
Oculto en el follaje
Ensueño de poeta
Me forja esta ilusión
Y en el mar de la existencia
Rindiendo al oleaje
Un puerto en que se encuentra
La paz del corazón.

En ti posan las dichas
Para soñar amores
Para vivir tranquilos
De paz y de quietud,
La noche tiene estrellas
El campo tiene flores
Y la mujer el alma radiante de virtud.

Tus hijas son cual diosas
Afables y sencillas
Las flores de tus huertos
Su majestad les da
Es ébano su pelo
Y pétalos sus labios
De rojo tulipán.

imagen

rosas
Huaylillas en 2007
Tierra

Huaylillas
imagen

HUAYLILLAS

Huaylillas está situada en la parte nororiental del Departamento de la Libertad a unos 15 Km al norte de la Ciudad de Tayabamba la Capital de la Provincia de Pataz en el Departamento de La Libertad, por carretera afirmada, al borde del rio Cajas como un ligero Callejón ó cañón quizás a eso se deba su nombre por la similitud con el callejón de Huaylas (que en diminutivo: Huaylillas).De igual manera podremos mencionar el parecido con el valle de Andahuaylas regado por el rio del mismo nombre nuevamente el diminutivo, aunque este valle es mucho mas grande y está mas alto.

Este valle Huaylillano es de clima primaveral, durante casi todo el año goza de una temperatura de unos 18 a 30 grados Celsius en sus zonas bajas y en sus alturas mucho mas frías; esta a 2380 msnm aproximadamente, también a 08º12,1’ de latitud Sur y 77º19,8’ de longitud Oeste. Como una alfombra verde tendida sobre los pasos del cerro Ventana que en pequeña gradiente hasta una acequia denominada Maldonado, cuesta arriba en ladera de pendiente pronunciada hasta llegar a Carhuac.

Nuevamente amesetado el terreno hasta la acequia que riega Carhuac y Maraybamba, de allí una ladera parada para llegar a Macull formando la tercera grada y de paso divisamos de allí una ventana cuadrada hecha en forma natural debido a la erosión ó hecho en tiempos pre incas utilizado como mirador pues al frente están unas ruinas denominadas cuevas de Carhuasuccha donde se encuentra osamenta humana muy antigua ( se dice que allí se perdió el Sabio Antonio Raimondi pero por su gran sentido de orientación salió luego de unos días), un poco mas, están los picos ó crestas del Ventana, hacia atrás deben de estar las punas de Puque, alguna laguna ó las minas de La Estrella.

Al suroeste está el cerro Quipash como una pared frontal hecho de roca firme y a la banda del rio Cajas cuyas aguas en su trayectoria se van a desembocar al rio Marañón. Hacia el oeste junto al cerro Carhuasuccha forman un boquerón en un lugar denominado cueva de los loros. Al norte discurriendo sus aguas el rio Tollos ó Ñuyabamba mostrándonos la subida de las colpas, Asia y luego el distrito de Buldibuyo.

Hacia el este ú oriente por donde sale el sol esta como un lomo, el cerro de La Curpa en camino de herradura zigzagueante y a una pendiente bien pronunciada se llega hasta La Cruz, Cushpay, Pampa larga y La casa y terrenos de Don Yeyón, hacia la mano derecha en terraplén como otra grada está Junes, Cañaracra y Mitubamba. Cuesta arriba podemos llegar al anexo de Huallhua de allí en falda de cerro arribaremos al anexo del Alizar. Hacia el oriente mismo en camino accidentado se va llegar a la Jiratuna, la Jalca grande, las punas de Puque y la Laguna de Segsaragra, continuando podremos llegar a Puerta del Monte colindante con el Distrito de Ongón que viene a ser la parte de selva ó montaña que hace que el Dpto. de La Libertad tenga las tres regiones naturales del Perú. Por los años 60`s el Arquitecto Don Fernando Belaunde Terry ex-Presidente del Perú, pasó por Huaylillas y cuentan que un personaje de estos lares le regaló un Poncho de aguas para cubrirse de las fuertes lluvias, la ruta por entonces era a caballo es decir ecuestre hasta Puerta del monte, saliendo después hacia Ongón , por el rio Mishollo ya en trocha y quizás por rio llego a Tocache en el Dpto. de San Martín cubriendo la posible ruta que después podría haber sido su proyecto de la marginal de la selva y que ahora es la carretera Federico Basadre. Actualmente hay una carretera de penetración hacia Ongón desde Tayabamba inconclusa por falta de presupuesto.

Entre el ventana y este cerro que lo llamo de la curpa hay un pequeño cañoncito cause del rio Uchuragra que a mi modo de entender es el mas importante porque todas sus aguas van a conformar una cuenca de acequias que irriga los sembríos de los anexo de Macull, Carhuac y Huaylillas Pueblo, esta quebrada posee terrenos que forman microsistemas ecológicos especiales donde están: El Potrero, El Purhuay y un molino llamado el Tararaj,

La carretera afirmada de curvas bien pronunciadas y acetadas baja hasta llegar al Puente Ñuyabamba sobre el rio Tollos viene desde el Distrito de Buldibuyo y en forma plana pasando por Miraflores, Culluna, los molinos de Cachipicsa, Chungana, El alto Colorao y La Escalera (aquí hay una pequeña quebrada que hace un camino hacia la parte mas alta donde está Quiruvilca, lugarcito con una producción de muy buenas Limas y Capulíes) luego viene El Suyo, el Choloque y La Cruz Viva, hasta llegar a Huaylillas Pueblo. Este tramo en su trayectoria deja ver esplendorosamente lo que canta el panorama de mi Huaylillas salpicado de lindas flores: silvestres ó cultivadas a ambos lados los tableros de verdes y amarillos que conforman los corrales de alfalfares y por allí, algunas quebradas donde discurren los derrumbes en tiempos de lluvias, completan la ambientación.

Desde Tayabamba bajando por el rio Cajas están unos terrenos al margen izquierdo del rio que se denominan Caranyaco, Cachuna y Purrna. y uno que otro a la derecha hasta llegar a un extraordinario afluente del Cajas llamado el Rio Cañaracra baja en forma turbulenta por la pendiente que lleva en su caída, sus aguas son siempre cristalinas puesto que solo encuentra piedras en su camino sin tierras que enturbien sus aguas (fácilmente se podrían embotellar al igual que las aguas Socosani de Arequipa ó San Mateo de Matucana en Lima) hasta dar al Cajas cuyas aguas muy borrascosas y enturbiadas en tiempos de lluvias.


Sabemos que en tiempos de primavera y verano las aguas del Cajas son cristalinas y fácilmente se pueden encontrar vados y posas donde se puede dar un chapuzón e incluso nadar, aguas abajo encontramos que pasa bajo el puente de Chacas en la carretera hacia Tayabamba, pero mas abajo está otro puente de madera y tierra que antiguamente era el paso de caballos en camino de herradura y va ahora hacia unos terrenos pedregosos denominados Hambra. aguas abajo del Cajas voy a encontrar la toma de las acequias que riegan La banda ó Allauca al margen izquierdo del rio en un serpentín tipo tira ensanchado en algunos tramos y angostados en otros de mas ó menos 1.5 Km.
Cruzando Chacas entre la carretera y el rio vamos a encontrar un lugar con unas cuevas llamadas El Viento donde eran morada de personas y se criaban cabras y ovejas de una pastora que según dicen sólo contaba hasta 5 pero de cincos en cincos llevaba muy bien su contabilidad pues tenia un número regular de ganado y nadie la engañaba

Por esta zona se siente el calor de clima primaveral, por carretera, hacia la izquierda de ella sigue siendo El Viento, de allí se divisa a ambos márgenes del rio la franja verde amarilla de los corrales cercados de tapiales o pircas estas últimas son piedras afirmadas en el terreno las grandes a los costados y las pequeñas llamadas pachillas al centro (en Huaylillas encontraremos gente experta en pircar) nuevamente lindas flores que hacen este hermoso Panorama, para este margen están Cañapampa, La lechería, Pillón y se llega hasta La Quinta; antes hay que destacar El estadio de futbol pie de la carretera y al costado del Rio Cajas. La zona de Pillón es más amplia que las demás con una cuerda de un medio kilometro de ancho y presenta una hermosa campiña de alfalfares y sembríos de pan llevar.

Viniendo del puente Chacas a la mano derecha hay un cerro escarpado con caminos de cabras u hombres a pie y se pueden llegar a otras cuevas grandes como la de los loros, de los murciélagos ó la de los leones es decir leones americanos o Pumas (gatos grandes) como estos sitios eran su hábitat posiblemente eran sus dormideros o sus madrigueras; cuentan que por los años 60´s avistaron un Puma hembra con dos cachorros ya maltones, quizás venidos de Puerta del monte y acá encontraron un clima propicio haciendo presas fáciles a cabras , ovejas, chanchitos y crías de vacas ó terneros , los pobladores de Huaylillas y alrededores contrataron a un cazador especialista en colocar trampas y precisamente en estas cuevas encontraron las catipas (restos) y en ellas el cazador les puso mas carne fresca y la mortal trampa consistente en dos retrocargas eran dos carabinas con cartuchos rojos llenas de plomo ; para cuando la leona volvió estaba sin los cachorros y el cazador esperando oír los disparos, en una noche de aguacero se escucharon casi al unísono el ¡ puum ! ¡ puum ¡ que el eco repitió mas calmado, y posiblemente el animal cogió su presa pero al voltear, los brazos contactaron con los hilos del detonador y las explosiones le astillaron hasta quebrar las dos piernas, el sonido gutural de su garganta les alertó que estaba viva aún; de allí se arrastró hasta la carretera donde la encontraron, aun tenia la vitalidad de todo el tronco y los brazos fuertes con los que se defendía como fiera herida que de verdad era; la enlazaron con sogas de cabuya pensando en el Jupay y la llevaron arrastrando hasta Huaylillas, pudimos ver la hermosura de su fino rostro de marrón pardo y de orejas jaspeadas de negro, sus ojos seductores de amarillo intenso con una franja negra en el centro miraban lo profundo; muchísimo mas grande que un perro común y cuentan que un canino se le acerco ladrándole y de un solo manotazo le dejó mal herido al intruso alejándose aullando. El antiguo morador de esos parajes de todas maneras no hubiera sobrevivido a las mortales heridas y tampoco nadie se hubiera atrevido a curarle ó alimentarle así que consultando con el Alcalde y demás autoridades decidieron sacrificarlo y lo ahorcan en la plaza principal que por ese entonces tenia un árbol de cedro en el centro ( el único que quedó de cinco que sembraron los demás se perdieron por falta de riego) y allí pagó caro su atrevimiento; alguien en algún sitio debe tener la piel curtida del felino que llegó a Huaylillas con sus dos cachorros (Les contaremos después como uno de ellos siguió por estos lares).

Por donde arrastran al animal hay una subida en cuesta pendiente a un lugar especial que se llama Pillonpata como una especie de grada hacia Junes de terraplenes en meseta de alfalfares y una chacra de naranjas unas acidas ó puchicas y otras dulcetes, tres tablas ó hileras como un tablado, al lado derecho esta el naranjo otro fundo mas pequeño y dividido por una quebrada donde hay un suyo ú ojo de agua es decir brota el agua del cerro y es para los cultivos de los dos fundos, quienes lo almacenan en Pilancones ó represas las que sirven para riegos de los alfalfares y productos de pan llevar, este sitio es de arboledas y montes donde anidan y duermen las palomas y pugos (machos de las palomas silvestres) podemos encontrar tucos ó búhos, las plantaciones silvestres altos como un monte son de yupiles, carrizales, molles, zarzas, bejucos y sauces formando un eco clima muy especial para la zona pero lo importante es que hay el brote del agua para el cultivo.

Al terminar la cuesta y llegar a la meseta podemos apreciar formaciones rocosas que por efecto de la erosión han culminado en unas sendas cuevas, antiguamente habitadas, con compartimientos suficientemente grandes para lograr buena comodidad. Por estos caminos podremos llegar también a lo que antes mencionamos Mitubamba y Junes.

Huaylillas posee una variedad completa de casi todos los climas y ecosistemas del ande, es además una potencial fuente para estudios de biodiversidad tanto en fauna como flora.

Hay una cantidad fabulosa de insectos que van desde los piques ó niguas, (muchos insectos fueron controlados por los años sesentas por un inspector del CIPA que fumigaba para erradicar la malaria enfermedad que producía la terciana, un jeep permanente había en Huaylillas manejado por dicho inspector), garrapatas, huallpujos de las aves, gorgojos, moscas, mosquitos, zancudos, mariquitas de colores amarillas, rojas, etc. con puntitos negros.

Tábanos, abejas, abejorros, avispas (las que hacen sus panales en las casas ú otras que lo hacen en los arboles) hasta el gran moscón negro que anida en los troncos de magueyes ó arboles viejos e incluso en los balcones de madera, quien no habrá desgajado un maguey en busca de la chumpaca una miel seca de polen de diversas flores, alimento de estos insectos. También hay ishacuros, escarabajos, luciérnagas, el chiyampuy (insecto que cuentan que chilla hasta reventarse), hormigas rojas, negras y otras aladas, escorpiones y alacranes, variedades de arácnidos, arañitas en las casas, la viuda negra y la de bola roja, diversas tarántulas una negra común y otras plomas hasta llegar al gran Atapagoy gigante el que teje una tela tupida la que se usa para cicatrizar las heridas que sangran. Polillas de distintas clases y tamaños como una negra de plomos pálidos en las alas según dicen que anuncia la muerte, variedad de mariposas de colores fuertes de distintos tamaños que están en las huertas junto a las hortalizas, las frutas ó simplemente en los pozos donde se conserva el agua. Grillos gritones que salen después de las lluvias unos plomos y otros negros hasta el gran grillo guitarrero patrón de todos, señorial el saltamontes de unos 5 a 8 cm de alas marrón pálida la superior y unas rojas y negras las inferiores su cuerpo de amarillo intenso con rayas finas y negras como de plástico moderno y las patas dispuestas a dar el salto (muchos niños amarran al grillo y juegan haciéndolo dar de saltos).

En los puquios y posos abandonados se pueden apreciar a los sapos y ranas, gran cantidad de hultos crías en formación de los sapos, parecen pececillos con sus colas zigzagueantes. En las laderas de Pillón o pasando la cueva de los loros hay lagartijas unas pequeñitas y muy agiles otras de color plomo negruzco de unos 10 a 15 cm. Y una grande de cresta alta negra con ligeros jaspes verdosos, las serpientes que se encuentran por la zona no son muchas pero las hay, una pequeña víbora llamada guatopilla habita en las chacras y sale cuando barbechan, está otra víbora llamada la cinta huaraca es ciega y de colores se enrosca como un pequeño collar es muy venenosa, y una culebra grande de mas o menos un metro de tamaño, habita como custodia debajo de los troncos de rocotos debe ser una jergón o quizás una shushupe como las que se encuentran en la selva. Hay gran cantidad de gusanos; los de tierra, de las hortalizas ó de las plantas como las lúcumas ó el purpuro, unos muy especiales llamados ragaos muy velludos y de distintos colores: negros, marrones, verdes, blancos etc. Especialmente es el hábitat del gran ciempiés de color amarillo con pintas o rayas negras de unos 10 a 15 cm. Y otros pequeñitos de los mismos colores pero en tonos más bajitos y de gran cantidad de patitas. En los ríos que conforman la hidrografía del lugar hay gran diversidad de microorganismos pero los mas apreciados son los bagres plomos y bigotudos, un pequeño pececillo que lo llamaban anchoba me imagino debe ser un life, como en los ríos de la costa y la trucha que campea en las posas grandes y punglas , en la laguna de Segsaragra por los 80´s hubo una crianza de truchas, este criadero estuvo a cargo de personas idóneas, el criadero estaba dirigido por el Alcalde de ese entonces, para estos días no se en que estado se encontrarán. Los roedores tienen un clima propicio hay ratoncitos, conejos silvestres y ratas (venidas de la costa en los camiones que transportaban alimentos), vizcachas y el Huayhuash que come los huevos de las gallinas y chupa la sangre de los cuyes, un marsupial llamado el chanco experto en cazar gallinas un poco mas grandes están los zorrillos de olor característico, los zorritos chicos llamados pallanes así como el zorro común, y antiguamente cuentan que habitaba el gran Puma americano e incluso bajaba a estos parajes el gran oso negro, sin olvidarnos de la presencia de las tarucas ó tarugos, los venados cuyas pieles se muestran como decoración en algunas salas.

Las aves son algo especial en Huaylillas en tiempos de cosechas las bandadas de pajaritos es abundante y se confunden unos con otros, diríamos que hay pishgos, jilgueros, silgueros, gorriones, pichuchancas, pichipinas, huishirones, huaychaos, etc. Como nombres que le dan los lugareños, Nosotros trataremos de aquellos que son especiales: Como los huananayes ó golondrinas que trinan anunciando las lluvias ó chirapas y jugueteando se elevan a gran altura, cayendo vertiginosamente pero antes de llegar al suelo levantan el vuelo. La pichuchanca por la canción:

Pichuchanca malagüera,
Por que cantas tan temprano,
Sabiendo que estoy durmiendo
En los brazos de mi amada.

Las picaflores ó picachitas ó colibrís que se paran agitando sus alitas frente a las flores, hay unas pequeñitas de plumaje tornasolado mostrando el pechito plomizo así como hay unas mas grandes jaspeadas de azul y verde y aun mas negruzcas. Los guarda caballos totalmente negros están siempre en los lomos de los caballos comiendo los mosquitos u otros insectos que se posan en estos animales. Los tucos ó lechuzas que por ser aves nocturnas asustan a la gente y piensan que son malagüeras. Las gallaretas que en las noches oscuras sueltan un canto lastimero y creen que anuncian algo malo. Las tortolitas que en grupos de cuatro o cinco van pasando de sitio en sitio comiendo y gorgojando. Los periquitos que son loritos en grupos de 7 a 8 al igual que las anteriores pasan gritando y comiendo sin alejarse mucho. Las palomas silvestres que anidan en los montes oscuros o arboles muy altos hay también las santa rositas de pecho amarillo, los huanchacos de pecho colorado, el gran pájaro carpintero que anida en sus huecos hechos a los eucaliptos, los zorzales, los cernícalos, los halcones, los gavilanes y las águilas de pecho blanquizco habitan esta zona porque tienen gran cantidad de presas, - muchos hemos visto como el águila cae furibundamente sobre los polluelos de las aves de corral los toman con sus garras, cruzan a la banda y se lo devoran - , Los loros, son guacamayos de color verde, los hay de cabeza amarilla ó roja. que en bandadas, gritando muy fuerte anuncian que van a llegar a saquear una chacra de choclos o de frutas, estos son un símbolo en Huaylillas, pues allí tienen sus cuevas y anidan en un lugar muy especial que esta por el puente de Ñuyabamba y este puente lleva también el nombre de la cueva de los loros; en los ríos están algunos pajaritos picudos y pescadores, siempre se va a encontrar con patitos del rio que nadan hacia uno u otro sentido de este. En las alturas tienen sus propia fauna de aves, en las lagunas están las huachuas, las garzas blancas, patos de laguna, gallaretas distintas a las anteriores porque son de laguna y por el icho están algunas perdices y otras piadoras, estas gallináceas de carne muy exquisita. En la iglesia detrás de los altares anidan una cantidad regular de murciélagos, estos también habitan en algunas cuevas y salen en las noches en busca de las orejas de asnos y mulas, en las torres y techos de algunas casas altas la presencia de los gallinazos ó shingos. Por ultimo esta el Cóndor señorial y dueño de las alturas para poder verlo hay que subir a las punas de la Jalca grande o Puque.

Les hemos datado de lo silvestre, en Huaylillas hay buenos criadores de ganado vacuno de ovejas y cabras por los 50´s ó 60´s casi la mayoría tenían sus caballos de paso para trasladarse a los otros pueblos, así como bestias de carga llegando incluso a tener piaras de acémilas entre burros, mulos y caballos los que transportaban la mercadería de los comerciantes hacia Tayabamba, Huancaspata, Huacrachuco - (capital de la prov. De Marañón en el dpto. de Huánuco) o al norte a Buldibuyo, Parcoy, Retamas y Soledad ó a Taurija , Urpay o a Quiches cruzando el rio Marañón subiendo la no menos famosa subida de “Santo Cristo “ es harto conocido la trova ó canción popular:

Cuando de viaje me fui
en mi machito rabón,
de friambrito llevaba
canchita con chicharrón
pero al cruzar el marañón
el machito corcoveó
la canchita se fue al agua
y el chicharrón se mojó

Lo importante es la crianza, para domesticar a los salvajes ó chúcaros habían buenos chalanes y enfrenadores hasta llevar a los caballos ó mulas a tener buen paso, tener docilidad y suavidad en el manejo, es de notar el apego al animal dándoles buena comida, agua y la tarea de herrarlos de patas y manos, esto último era un oficio de algunos dedicados al arte de poner los herrajes. Puedo agregar que los jatos y monturas ó galápagos así se llamaban a la armadura de los cuadrúpedos, estos eran hechos de cueros, adornados con botones, hebillas, anillos y estribos de plata, oficio muy apreciado este de hacerlos, Es decir para tener un buen caballo, debía tener sus caronas, una buena montura, las guruperas, los frenos, las riendas, el bozalillo, el tapaojo, etc. De igual manera una buena alforja de cuero. Rescato además que existían monturas de lado para las damas con los dos estribos en el mismo lado izquierdo con un lomo de camello para colocar la pantorrilla derecha de la dama. Al proceso de colocar toda esta indumentaria se le denominaba ensillar al animal, les vuelvo a mencionar que estos servían para trasladar a sus dueños a distintos lugares también para paseos y para las corridas de cintas grata costumbre de las fiestas patronales. De manera similar los de carga tenían su indumentaria particular para largas distancias se utilizaban caronas y enjalmes estos tenían almohadillas en la parte interior hechas con lana vegetal de un cactus que crece por estos lares llamado tankay, la parte superior consiste de una madera y forrada en cuero lo mismo con las reatas que eran sogas de cuero largas con garfios (de Madera ó de hierro) en la punta: - toda una técnica la que debía tener el arriero para reatar las cargas, incluso con mulas chúcaras a las que había de ponerlas tapaojos para tranquilizarlas -, si recordamos la canción del “Argentinísimo cantautor - Atahualpa Yupanqui - ” en su canción el arriero decía: - (por el camino va/ el arriero va/ las penas son de nosotros/ y las vaquitas ajenas ) – repetiríamos - (por el camino va / el arriero va/ las penas son de nosotros/ y la mercadería es ajena) - . Para distancias cortas y dependiendo del tipo de carga se usaban avíos y caronas.

Jorge Castillo Lozano
ABEJA PRODUCCIONES


(Este obsequio a nuestra imaginacion nos lo presenta Juvenal en uno de sus periplos por nuestro Huaylillas, esperamos otras producciones suyas )

CHUNGANA 3 DE AGOSTO DEL 2009
(LUGAR DE PARTIDA: CHUNGANA
Rolando Sánchez Silva.
Juvenal Olortegui Lecca.
DESTINO: ALIZAR)

Eran las 6 de la mañana, por la rendija de la puerta penetraba la luz de un nuevo día, desperté de una noche descansada, mi mente me hizo saber que el día señalado había llegado, tenia que ser ahora, miré al tío Role en su cama que simulaba dormir. Pero me di cuenta que no deseaba levantarse,
¡Tío, levántate, que nos vamos!; le dije, ¡Ya me levante! , me replico.

Comencé a vestirme, revise mis zapatos 4x4, , que en caminatas anteriores me torturaban, sobretodo la planta de los pies, saque la plantilla y puse pedazos de cartón y una media doblada , para que mi andar sea mas suave. El viaje nos ofrecía la caminata mas larga, nadie que llega de la costa a Huaylillas lo hace, por que es duro y cansado, además tiene que gustarte.
Abrimos la puerta, y al salir vimos que estaba lloviendo, nuestros zapatos se llenarían de barro, era el día señalado, ya no había otro. Este viaje lo tenia en mi mente hace mucho tiempo, de niño fuimos en excursión de la escuela pero a caballo tenia 12 años y ahora 62, guardaba un grato recuerdo, mi memoria emotiva es buena, y siempre me repetía : “Esos caminos los caminaré y sabrán que nunca me olvide de ellos, recogeré su humildad, su sencillez”; en mi pensamiento ya había llegado, imaginaba cansancio, dolores de las piernas, pero estaba seguro que llegaría a la meta y en este caso ni la lluvia me detendría.

Los demás que quedaban decían, ¡no van a llegar! Y se reían ¡van a regresar de algún sitio, ja ja ja!. No regresaría a Lima sin cumplirlo, me voy a sentir mal.
Emprendimos la salida de Chungana de la casa de mi hermano Aníbal, con una bebida gaseosa en la mochila con destino a la Comunidad de Alizar, no tenemos referencia de la distancia en Kilometraje tampoco de la altura de su ubicación; el buen Tío y Yo cruzamos la huerta, al inicio del camino nuestra ropa empezó a mojarse por la lluvia que era constante y pareja. Uno tras otro en el zigzag del camino, nuestras pisadas eran firmes, cada distancia hacíamos un alto, éramos los dueños del camino e íbamos recordando cosas, las casas y los nombres de las personas que conocimos en nuestra niñez, ahora están vacías, pero vivos están los caminos , que parecían decirnos: “¡ ya era tiempo!, ¿ tanto han demorado en venir?, ¡ sigan adelante!” nuestra respiración , comenzaba a agitarse, hasta que llegamos a la altura de Carhuac, su acequia llena de agua corría en busca de los sembríos, En este trayecto, una Señora vendía pan que había amasado para la fiesta de la virgen de Cocharcas, compramos y lo pusimos a la mochila.
Hermosas huertas, llenas de vida confirmaban el concepto de una belleza inigualable en la primavera, en el anexo de Carhuac pocos habitantes con su antigua reliquia, su iglesia como testigo, pero es otra historia que no me siento capaz de ahondar, nosotros mejor seguimos nuestro viaje, una falda larga en culebreo, y por allí una niña de 8 años que por solitario camino realizaba un largo viaje, despertó mi sentido paternal, sacamos el pan de la mochila y le regalamos. ¡Gracias señor ¡ nos dijo y siguió .

Hablamos de todo con el Tío quien regresaba a Huaylillas después de 40 años, de muy buen carácter, noble y leal, un curtido hombre de mar dedicado a la pesca artesanal en Chimbote. A sus 67 años sus pasos son mas largos, por su talla, Yo tenía que ser mas rápido para nivelarme, él era capaz de ir donde quisiera ir: las veces que me paraba para orinar en el trayecto, él también lo hacía si hago el mojón, el también, había sincronización.
- ¡Tío!, ¿te acuerdas de Isabel? .
- ¡Claro que sí, tenia la cabellera de color de paja de trigo!
Seguíamos comentando lo que había sido la niñez, cuando uno trotaba en un caballo por esa ruta, fantaseando con las nenas de nuestra edad, el caminar se hace más fácil dialogando, hasta que llegamos al rio Uchuragra al fondo en el cruce llamado Potrero.
- ¡A partir de acá comienza la otra cuesta, tío!

La lluvia seguía, nuestras gorras dejaban resbalar las gotas de agua, que se mezclaba con nuestro sudor, llevamos camisas gruesas y casacas protectoras. Después de tres horas aproximadamente nos detuvimos a tomar desayuno, gaseosa más el pan que quedaba, el sitio se le conoce con el nombre de “Alto de la Cruz blanca”, pasando este punto desviamos a la derecha.
-‘Tío Role, cada paso que damos es como cada hoja de un libro lleno de historia, nuestros antepasados viajaban a la montaña subiendo por esta ruta, siento sus pasos en los míos. ¡Es la expresión máxima de la libertad de mi espíritu!
-¡Mire esas plantas!, nadie lo siembra, ni lo cultiva, sencillas y rusticas,-¡Mire sus flores de colores: violetas, azules, blancas y rojas, diversos colores. No somos prisioneros de la formalidad ni de la hipocresía cultivada!
- Bueno Juvenal, son 40 años que me he perdido en disfrutar estos momentos, me he olvidado de los problemas, mi mente está vacía, solo vivo y siento.

Ya el caminar, no se sentía, avanzando llegamos al caserío llamado Junes, había 2 casa distantes una de otra, sencillas como las casas de campo. Los sembríos de trigo, auguraban una buena cosecha, plantas de capulí en espera de su temporada, las gallinas se pasean en el patio, un perro con su ladrido nos avisaba que hay gente. El humo salía de la cocina filtrándose por el techo, con voz alta dije:
-¡Buenos días ¡
Salió un hombre de una talla enorme, de porte militar, serio y con pasos fuertes, que pensamos que se había molestado, pero estiró la mano amistosa. Nos identificamos y el hizo lo mismo, invitándonos a descansar un rato.
-Tomen un descanso, mas arriba la lluvia es más fuerte.
-¡Muchas gracias ¡ tenemos que ganar tiempo y falta mucho para llegar al “Alizar”.

Vale la pena comentar de este Señor de apellido Chavarría, nacido en un pueblo llamado Pachacraguay, dedicado a la cría de aves de corral y otros animales domésticos, a llenado de plantas de Eucaliptos las laderas, que llegado a cierto tamaño, es comprado por las empresas mineras.
Nos despedimos de una lluvia suave pero constante, El camino rompía a los peñascos cubierto de plantas de dromelias conocido por allá como tuyos con sus hojas en forma de lenguas largas de variados tonos, custodiaban la ruta. Se debía de andar con cuidado, miras a tu costado el largo abismo de ves en cuando surgían al aire diferentes aves, con el ruido de nuestros pasos. Al pie del abismo el rio Cañaracra estaba caudaloso, que incansablemente golpeaba su ruta con su propia música, el aire puro soplaba nuestros oídos con un suave silbido, los zapatos pesaban mas por el barro y por fin llegamos a la orilla del rio, un puente nos esperaba para cruzar al otro lado. Allí estaba el caserío llamado Cañaracra, con algunas cosas distantes y gente con vestimenta típica de la altura, nos miraban al pasar, es raro que pase por allí un forastero, lejos de la sociedad de consumo y con complicaciones, pero con mucha humildad en su trato. El olor a ovejas se mesclaba con el aroma agradable de las plantas silvestres que crecían al borde del camino, sus hojas en infusión son agradables.

Era el inicio de una subida mas larga y más vertical, cada cierto trecho nos deteníamos unos segundos para oxigenarnos y reanudábamos el viaje. El tío Role iba recogiendo semillas, hojas y flores, para guardarlo en su bolsillo y así demostrar que hemos pasado pro esos lugares. Era interminable los recodos, pero de allí se vislumbraban los pueblos distantes con claridad como mirar del cielo. El objetivo estaba ganado, hasta que por fin apareció a nuestra vista “Alizar”, sentía la gran satisfacción como si llegaras a la parte mas alta del Himalaya.

Toda la caminata fue agradable, el panorama embriagante para nuestro espíritu y el aire puro para nuestros pulmones, todo esfuerzo es compensado por un cumulo de satisfacciones, esto es la síntesis de todo.
Varias casa se acompañaban unas frente a otras de las vigas bajo sus techos, cordones horizontales sostenían las mazorcas de maíz cosechado, su reserva para el año, los perros ladraban protegiendo su espacio, las aves de corral con sus plumaje vistoso caminaban picoteando los alimentos que la naturaleza les ofrecía.

Las casas con sus puertas abiertas, mostrando sus pertenencias, no había un ser humano, ni afuera ni adentro, como si hubieran huido por algo, dejando todo, una escuela de 2 pisos, con sus puertas y barandas de sus balcones pintadas de azul, y las paredes de blanco, descansaban del bullicio de sus alumnos, que estaban de vacaciones, una capilla pequeña dejaba colgar en la parte frontal una campana, su puerta de entrada estaba serrada cuidando alguna imagen religiosa expresión de su fe.

Nos sentamos en su vereda protegiéndonos de la lluvia, que ya nos dejaba poco a poco, nos pusimos a cantar y a silbar para llamar la atención, ningún curioso aparecía, si tuviéramos los malos hábitos de la urbe, se podía sustraer cosas de valor, acá nadie roba a nadie, son sus reglas.
-¡Juvenal!, nos vamos de regreso, dijo el tío Role.
-¡Hay qué buscar la salida correcta, para no irnos por el lugar equivocado!, contesté
El retorno no lo queríamos hacer por el camino que llegamos, encontramos una salida, un camino muy angosto que rayaba una ladera, siempre con recodos de ida y de vuelta, descolgándose de la altura, como bajar de un balcón, apoyándonos con el pie delantero de costado para no quedar fuera de ruta.

Una niña pastora a cierta distanciase se perdía entre las ramas pastando sus ovejas, acompañada de su perro, sin ninguna preocupación. Mi habilidad para caminar por la pendiente es buena, el tío se retrasa, su talla no le ayuda de bajada. Llegamos a un punto en que el camino terminaba cerrado por una portada de entrada a una casa.
.Creo que nos henos perdido, esto termina acá.

Pasando la portada es el patio de la casa, miraba a todos lados, no había salida, comencé a llamar, nadie me contestaba, un cerdo grande con una cuerda en su pata trasera sujeta a una estaca, movía su cola espantando las moscas de su trasero, las gallinas indiferentes ante nuestra presencia, un perro dormía enroscado en el suelo, de rato en rato habría los ojos, ni se molestaba en mirarnos.
- ¡Hemos llegado a lugares que se han ido para no vernos!, ja, ja, ja.
Se jaraneaba el tío Role. Recordé que este sitio se llama “Chinchil” lo habíamos pasado cincuenta años atrás, en la cabalgata que realizamos de nuestra escuela de Huaylillas, era una excursión que hicimos con destino a unos restos arqueológicos mas allá del Alizar, me vino a la memoria los nombres de mis patas: Artemio, Fausto, Jorge, Nelson, entre otros, compartimos nuestro fiambre cerca de las ruinas, tendimos nuestros ponchos como manteles de mesa, sobre el verde pasto de la puna, nos sentamos alrededor poniendo nuestro platos a la vista y alcance del grupo que formamos. Fue uno de los momentos que mas recuerdo, que toda nuestra amistad quedó sellada en esta simple y fraternal ceremonia, sin pensar que íbamos a ser mayores, que la vida nos llevaría por distintos caminos y nunca mas estaríamos así reunidos, pasó el tiempo, unos se quedaron en la ruta y descansan en paz, otros aún estamos pero no sabemos cuantos somos. Sacudí mi cabeza para volver al presente, que era lo único verdadero y real.
-Abramos la portada, tío entremos al patio, para ver que pasa, alguien saldrá, tantas cosas de valor, no creo que lo dejen sin que alguien lo cuide.

Cruzamos el patrio con el temor que el perro nos muerda, igual no había gente, descubrimos otra portada de salida del lugar y tras de ella apareció el camino entre plantas de zarzas y un manantial que dejaba correr el agua entre burbujas y murmullos. Seguimos serpenteando la bajada el panorama era claro y en la lejanía vimos un grupo de personas que subían lentamente como en procesión, teníamos que encontrarnos en la ruta, nuestros pasos eran ligeros por la pendiente, como corriendo. Después de un rato escuchamos voces de arengas que se hacían entre ellos, como toros engreídos pujaban la cuesta en columna de dos, uncidos por palos, cargaban un largo poste de cemento, para el alumbrado de su pueblo: “Alizar”, sus mujeres les siguen llevando en sus espaldas el fiambre, orgullosas de sus maridos que demostraban su hombría venciendo la cuesta, por el angosto camino, tras de ellas, niños caminan entre juegos y risas.
Al vernos cerca, hicieron un alto, bajaron el poste al suelo, sus rostros llenos de entusiasmo y sudor, Sus noches ya no serán oscuras y la luna se pondrá celosa pero escuchará mas conversaciones, otra forma de vida llegará. En sus hombros llevan el progreso, sentí algo de vergüenza, nos jactábamos de la caminata larga sin llevar nada de peso en nuestras espaldas, ellos repetían los viajes cargando los postes desde la carretera, donde un camión los había descargado en un lugar llamado “Purma” al frente a otro cerro.

-¡Señores! Les dije con mucho respeto, ‘Que bravos son Uds.!
-Mire nos dijo una de las señoras, ¡esos postes que están plantados toda esta ladera, son mucho mas gruesos y pesados que este!, fueron traídos del mismo sitio que estos, me quede gratamente impresionado, no había obstáculos que no lo venzan, existe la vehemencia de ser mejores en su vida y la de sus hijos. Los que optaron por quedarse a vivir allí, manteniendo su identidad, tienen el coraje que circula por sus venas cual rio de Cañaracra, a veces manso y noble, otras con su bravura arrastrando piedras de la ignorancia y el atraso. Todo lo que hemos caminado con el tío Role, es un juego de niños para ellos, nos hemos vanagloriado, por ahora les rendimos nuestro respeto. Nos invitan a compartir su alimento.
- ¡No se vayan, comamos algo!, dijeron. Alimentos que lo recibimos con mucho agrado, era nuestra gente sencilla y tremendos seres humanos, compartieron lo que tenían, su comida muy agradable, conversamos un rato, les dimos las gracias, nos despedimos y seguimos la bajada, hasta llegar al rio cajas, cruzamos por un puente angosto pero seguro, subimos hasta llegar a la carretera en Purma, lugar donde nuestros amigos llevan los postes.

Ahora la caminata era pura falda, de tanto en tanto las combis nos llenan de polvo al pasar, otros paraban para jalarnos, pero teníamos que llegar caminando a la casa.
Pasamos el pueblo de Huaylillas y a la salida las primas Lecca Reyes siguiendo su tradición de los tíos, sus padres. Al visitante que viene de lejos algo se le invita al pasar, esta ves bajaron con la jarra de refresco, lo que era un agasajo para nuestra sed, gestos dignos y nobles para imitar, que los guardare por siempre, siguiendo el camino llegamos a Chungana de donde iniciamos la caminata, son las 5.00 de la tarde, cerca de la casa de mi hermano Aníbal, comenzamos a correr imitando a una maratón, haciendo vivas dimos varias vueltas a su patio. El tío Role saco de su bolsillo flores, hojas y semillas, que había guardado como muestra que indica que hemos llegado a nuestra meta.

Se rieron, ¡Eso que han traído hay en lugares cercanos!.
Ya estoy en Lima en mi hogar, los momentos gratos que he pasado nadie lo entenderá o quizá será nada de nada para los demás.
El cariño y atención de parte de mi hermano Niba y mi sobrina Ethel fue grandioso, al igual que otros familiares.

Hay muchas opciones para pasarla bien en Huaylillas, naturaleza pura, caminos de herradura que nuestros padres lo anduvieron, si se hace en grupo es mucho mejor. Hay anexos que merecen ser visitados, hay lagunas en la parte alta, todo puede ser una aventura.
Cuanto más camines, mas entenderás porque Huaylillas es la “Perla de Pataz”.


Juvenal Olortegui Lecca
Jcl/Abeja Producciones









PRESIDENTE REGIONAL ANUNCIA EJECUCIÓN DE CARRETERA HUAYLILLAS - UCHUS
Para asegurar la ejecución, el Gobierno Regional La Libertad le asignará una partida de 4 millones de nuevos soles, que estará incluida en el presupuesto regional del próximo año. Así lo informaron el Presidente Regional, Ing. José Murgia Zannier y el alcalde distrital de Huaylillas, Dante Robles Acuña.

El distrito de Huaylillas (Pataz), que registra una población aproximada de 550 familias, todas dedicadas a labores agrícolas y ganaderas, contará en breve con una carretera que le permitirá interconectarse con la localidad de Uchus, según anunciaron hoy el Presidente del Gobierno Regional La Libertad, Ing. José Murgia Zannier y el alcalde distrital de Huaylillas, Dante Robles Acuña. La obra constará de una longitud de 36 kilómetros a nivel de trocha carrozable de 5 metros de ancho con una superficie de rodadura con afirmado, sistemas de drenaje, cunetas longitudinales y alcantarillas de concreto.

Para asegurar la ejecución, el Gobierno Regional La Libertad le asignará una partida de 4 millones de nuevos soles, que estará incluida en el presupuesto regional del próximo año. Así lo informaron las citadas autoridades tras reunirse en la sede del gobierno regional para concretar el acuerdo. Murgia Zannier precisó que el expediente técnico de la obra deberá ejecutarse hasta marzo del próximo año para luego realizar la licitación y, entre abril y junio, iniciar su ejecución. También anunció que se tiene proyectada la construcción del puente Santo Cristo de 70 metros de longitud aproximadamente, el cual forma parte de esta ruta.

El puente se ejecutará con apoyo del Ministerio de Transportes y Comunicaciones que ha presupuestado una partida de 6 millones de nuevos soles para su ejecución. La zona comprendida entre Huaylillas y Uchus tiene una altitud de 1700 y 2500 metros sobre el nivel del mar y constituyen zonas donde se registran elevados índices de pobreza y desnutrición. La principal fuente de ingresos económicos de su población es la actividad agrícola y ganadera; cosechan principalmente productos frutales y tubérculos y venden ganado vacuno y ovino.


“Con la culminación de esta obra se estará contribuyendo con la mejora en la calidad de vida de sus pobladores, ya que podrán transportar sus productos hacia la costa tomando la ruta del puente Santo Cristo, Chimbote y luego Trujillo movilizándose así de una manera mas rápida y segura, reduciendo el tiempo de viaje de 18 ó 20 horas hasta en 10 ó 12 horas aproximadamente”, reveló el alcalde Dante Robles. Murgia informó además que para el próximo año se destinará 1 millón de nuevos soles para mejorar la infraestructura educativa en el distrito de Huaylillas, lo cual comprende la construcción de un nuevo local, aulas de estudio así como la implementación del mobiliario escolar
ESCRÍBEME:
Me interesa tu opinión y enviame datos o fotografias relacionadas con Huaylillas a : huaylillasxxii@hotmail.com